Nosotros también somos hijos predilectos de Dios Padre

Gracias Padre por estar en lo sencillo, en lo humilde, en lo pequeño.

Gracias Padre por enseñarnos que para cambiar el mundo solo es necesario seguir el AMOR que tu nos das.

Gracias Padre por bendecirnos con la Paz, por tener paz en nuestro hogar, en nuestra clase, en la catequesis.

Gracias por amarnos y no de dejar de hacerlo en Navidad y todos los días.

A %d blogueros les gusta esto: