Deja que Jesús amplifique las buenas palabras y obras que brollan de tu corazón.

 

Por estar siempre pendientes de nosotros, de cuidarnos, de protegernos hasta en lo más sencillo. ¡Gracias, Padre!

Por saber que este mundo es una familia en la que todos debemos estar bien, tener razones para una vida alegre y encontrarlas. ¡Gracias, Padre!

Porque nos llamas a trabajar duro cada día, a no quedarnos en la cama ni el sofá. ¡Gracias, Padre!

Por ayudarnos a ser sensibles por los que los pobres que pasan mal, porque has puesto tu Amor en nuestro corazón y gestos de solidaridad en nuestras manos para dar y compartir. ¡Gracias, Padre!

 

A %d blogueros les gusta esto: