Homenatge a la Maria Teresa Capdevila. Enhorabona!

La Maria Teresa Capdevila, la senyora Molas com familiarment la coneixem a la nostra parròquia, va rebre una afectuós i emocionant homenatge el passat dijous 31 de gener a la Torre Vella en el marc dels actes de la Festa Major d’hivern. La Maria Teresa ha  estat durant molts anys organista de la parròquia, catequista i fundadora i directora de Càritas parroquial. Actualment encara participa d’algunes de les nostres celebracions eucarístiques.

La Maria Teresa acompanyada de molts amics, familiars i membres de la nostra comunitat parroquial, va rebre l’homenatge a la dona més gran de la capital de la Costa Daurada, amb motiu de la proximitat de la festivitat de Santa Àgueda, que va anar a càrrec del Grup de Dones de Salou, juntament amb l’àrea de Benestar i Serveis Socials de l’Ajuntament.

En aquesta enllaç podeu llegir la nota de premsa de l’Ajuntament de Salou. Més amunt teniu l’entrevista publicada en la darrera edició de La Vila. A continuació teniu la notícia emesa a TAC 12.

 

 

Jesús, jo no et vull rebutjar

Jesús: avui vull donar-te gràcies pel do de la fe, per creure en tu, per intentar seguir-te i respondre cada dia al teu amor.

Sento pena al veure a tants que van quedant a les voreres de la vida i et van deixant de banda perquè no està de moda, o perquè no han descobert l’amor que els tens.

Jesús, en veure el rebuig dels teus veïns en el teu propi poble, en veure que et fan fora de la seva vida, jo et demano que mai em separi de tu, que siguis l’amic que em porta de la mà quan tot és riure i quan la dubte s’instal·li en la meva vida.

Ajudeu-me a ser cristià ni que sigui a contracorrent, encara que no sigui el més aplaudit ni el més còmode. Vull donar la cara per tu, això sí, amb humilitat, amb tolerància, però amb una fe ferma, lúcida i compromesa, recolzant-me sempre en la meva comunitat cristiana.

Jesús, vols habitar en mi, que el meu cor sigui la teva casa on siguis conegut, estimat, adorat i anunciat. Així, amb el meu testimoni, altres aprendran a estimar-te i a seguir-te. I tu seràs la meva força, el meu refugi, el meu suport, la meva roca salvadora.

Diumenge IV de durant l’any / C / 2019

Paraula de Déu

Edita l’entrada

 

Llegir el Full Dominical

 

Lectura espiritual

Hay que adquirir un reflejo de recurrir a Dios, y hacerlo constantemente. Se trata de la fuerza de la petición, de la cualidad del amor de la súplica. Entonces ponemos en juego estas tres dimensiones del cristiano: la fe, la esperanza y la caridad. Hay que ejercitar poco a poco nuestra triple relación con Dios recurriendo a Él.

Al principio son débiles, después se hacen cada vez más fuertes como pasa con todo lo que es vivido y ejercitado. Esto supones unas peticiones fuertes, unos requerimientos a Dios que sean obstinados, que sean asaltos de amor. No nos debemos inquietar por la debilidad de nuestros primeros requerimientos, y le hemos de decir a Dios: “Creo, Señor, que en estos momentos puedes darme fuerza para esto, porque me amas”.

Pero siempre permanecemos pequeños. No obstante nos encaminamos a vivir la relación más extraordinaria con Dios y también la más auténtica: pedirle lo imposible, es decir, la posibilidad de avanzar por donde el camino está humanamente bloqueado.

De aquí viene esta aparente paradoja: ve a Dios con las manos vacías; todo dependerá de la fuerza de tu súplica. “Todo aquello que pediréis al Padre… creed que ya lo habéis obtenido por la fe”. He aquí el camino de la santidad: “La santidad no se encuentra en tal o cual práctica, sino en una disposición del corazón que nos hace conscientes de nuestra flaqueza y confiados hasta la audacia en la bondad del Padre (santa Teresa de Lisieux). Es una simple disposición del corazón a recibirlo todo de Dios sin que nunca poseamos ni virtud ni fuerza.

Bien simple y nada simple. La doble dificultad está en vernos muy débiles hasta el término de nuestra vida. Y segundo, a tener una confianza audaz en Dios. Y no son los razonamientos que nos darán estas dos cosas. Hay que probarlo: “¡Hay que hacerlo!”. No os quejéis de no conseguirlo si solo os contentáis de escuchar estas palabras, pero no hacéis nada; si así fuera no tenéis ningún derecho a lamentaros.

¿Cómo se puede vivir en la práctica esta actitud? Mediante el filtro de los pensamientos a través del recuerdo asiduo del Señor Jesús. Santa Teresa de Lisieux hablará del movimiento de abandono. Se trata siempre de la misma actitud.

Hay en nosotros una multitud de deseos, de impresiones interiores y de acontecimientos exteriores que nos hunden en un remolino. No obstante somos bautizados, el Espíritu Santo habita en nosotros y Cristo vive en nuestros corazones por la fe.

Entonces volvamos a abrir el recuerdo siempre fresco de la fuente donde nacimos y volvamos a sumergir nuestros deseos y nuestras impresiones para que todo nuestro ser se impregne de la vida del Espíritu. Despleguemos el recuerdo vivo del Señor Jesús en el interior mismo de estos pensamientos para que él los purifique.

Jean Lafrange: La oración del corazón

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: