Pregària Penitencial en temps de Pandèmia

Tots els anys els Dimarts Sants fem la  celebració penitencial comunitària de cara a la Pasqua. Aquest any no és possible a causa de la situació.

És per aquest motiu que hem preparat aquesta celebració penitencial virtual perquè cada un la pugui realitzar des de casa i així sabent que tots la vam realitzar us sentirem més units.

Aquesta pensada perquè la pugueu fer sols o en família, des de l’ordinador, tablet o mòbil.
instruccions

–  Quan la obriu, al capdavall dret hi ha una icona amb punts suspensius. Des d’allà podreu posar l’aplicació a pantalla completa perquè la pugueu veure millor.
–   Es tracta d’anar passant les pantalles a partir de les fletxes. Cada pantalla és una part de la pregària.
–  A les pantalles surten cercles, cal tocar a sobre per veure el contingut, no passeu de llarg.
–  Cal donar-li a l’enllaç per entrar.

Jesús entra a Jerusalem com el Rei de l’Amor

Clica damunt la imatge per fer l’activitat “on line”

Tu entres triomfal al pollí,
sabent el que t’espera,
disposat a complir la voluntat del teu Pare.
Amb tu sabem que LA VIDA, la veritable vida,
no ens la poden treure,
només ens poden robar el poder, el prestigi,
els diners, la salut i la vida física,
però la bona vida, la vida en abundància,
aquesta no ens la pot treure ningú
si ens sentim habitats per Tu i fem
les coses amb tu i a la teva manera.
Jesús, ets el millor mestre de el morir
i de l’viure, de l’estimar i de l’perdonar.
Jesús, estar a prop de Tu ens fa savis,
ens fa forts, ens fa immortals.
Quan no puguem amb els nostres calzes,
o amb els dels germans,
envuélvenos en la teva passió de viure i morir,
mes no es faci la nostra voluntat,
sinó la teva … sempre.

Diumenge de Rams / A / 2020

Llegir la Paraula de Déu

Llegir el Full Dominical

 

 

 

Lectura Espiritual

No comprendemos el Amor singular de Dios porque no comprendemos lo infinito. Lo concebimos como algo muy grande, inconmensurable, pero nada más; no podemos entender cómo un Corazón infinito puede amar entregando a cada persona todo el Amor…

Pero es así: ¡todo el Corazón de Dios es mío, como todo el corazón de Dios es de cada uno de los que leen esto! Él nos ama así, con todo su Corazón, y no nos puede amar de otra manera: el amor que nos tuvo y nos tiene me espanta a mí y me desatina…

Podemos encontrar ese Amor en cada instante. Su Amor único e infinito por mí no cesa. Suave y sufrida, la Sabiduría del Amor es esencialmente activa.

El movimiento no es para ella un estado pasajero, sino permanente. Si el bien difusivo de sí mismo que es el Amor cesara un solo instante de derramarse, dejaría de ser Amor. El amor que se detiene se transforma en egoísmo. El amor que se nos comunica no puede detenerse, siente necesidad de remontarse hasta su origen y continuar por nuestra mediación su propio movimiento difusivo.

Al conquistarnos, la sabiduría del Amor nos hace entrar en la intimidad divina, al tiempo que nos lleva hacia su fin en la realización de sus designios de Amor.

La oración es, por tanto, un ejercicio de amor, ante todo de amor pasivo, de recepción del Amor. El amor de la criatura que desea corresponder al amor de Dios es apertura, y consiste en dejarse amar por Él. Cuando queremos corresponder a tanto Amor, sorprendidos ante la desproporción, terminamos por entregarnos plenamente al Amado.

 Dios no necesita de nosotros, lo que quiere es que nos dejemos amar por Él. A veces nos habita en el silencio, otras veces en la sorpresa, o en el fuego, o en el abandono. Dios es todo y la criatura desaparece. Cautivada por el Amor divino termina por abandonarse y dejarse amar. Es el deleite supremo del amor, cuando el alma se abandona en el Corazón de Dios. Igual que Teresa, el poeta español Pemán parece sentir lo mismo:

En este trueque de amor
no es mi falta
es tu abundancia
lo que me asusta, Señor.

No dudemos que, siendo fieles a una vida de oración intensa, alcanzaremos nosotros también a experimentarlo

Ricardo Sada; Consejos para la oración mental