Diumenge II de QUARESMA / B / 2021

Llegir la Paraula de Déu

Llegir el Full Dominical

 


Lectura Espiritu
al

Tú, cuando quieras orar, métete en tu cuarto, cierra la puerta y ora (Mt 6,6).

Uno de los principales retos para orar bien es el recogimiento. Hemos olvidado con demasiada facilidad que el verdadero bien no está fuera, sino dentro de nosotros mismos. El recogimiento es puerta angosta, por la cual solo Dios cabe, y nuestra ánima, que se trabaja de entrar con Él sola… El principio de todos los males es la distracción y derramamiento del corazón… (Osuna).

Hoy en día se padece una especie de frenesí de la información, de la comunicación, de la inclusión en el espacio informático. Con tal reiteración distractora, ¿Podremos reconocer la sutil presencia de Aquel que, en el silencio y en lo profundo, nos aguarda para encontrarnos y conversar?

 No es fácil. Según santo Tomás, el vicio de la curiositas (deseo desordenado o vano de saber, así como también “inquietud errante del espíritu”), viene a radicarse como uno de los principales enemigos de la fe.

San Juan de la Cruz aseguraba que “grande sabiduría es saber callar y no mirar dichos ni hechos ni vidas ajenas”. Santa Faustina Kowalska decía que “si las almas quisieran vivir en el recogimiento, Dios les hablaría enseguida, ya que la distracción sofoca la voz de Dios”. Y añadía: “No busco la felicidad fuera de mi interior donde mora Dios. Gozo de Dios en mi interior, aquí vivo continuamente con Él, aquí existe mi relación más íntima con Él, aquí vivo segura, aquí no llega la mirada humana”.

El hombre se siente molesto en la exigente quietud de la oración y escapa de ella. El hombre escapa siempre del aquí, al que es llamado y en donde únicamente está su puesto. Si realmente deseamos orar, hemos de apartarnos de todo y hacernos presentes ante Dios. Entonces se nos podrá aplicar lo de san Pablo: vuestra vida está escondida con Cristo en Dios (Colosenses 3,1).

La palabra recogimiento etimológicamente significa aunarse, es decir, hacerse uno, alcanzar la unidad interior. En oposición a la dispersión, la palabra recogimiento indica de modo intuitivo que el hombre ha recogido -¡en penoso trabajo!- los pensamientos, por doquier esparcidos, y ha preparado así, para la oración, un estado de espíritu unificado; un estado de espíritu desde el que -como Samuel cuando fue llamado- pueda decir: Aquí estoy.

Una mirada a nuestra vida muestra su poca unidad. Cuando logramos el recogimiento, nos hacemos presentes a nosotros mismos en la intimidad de nuestro espíritu, y superamos al mismo tiempo las opresiones y obsesiones interiores. Nos elevamos, haciéndonos más libres, más trasparentes. La atención interior permite asumir en su verdad los objetos exteriores, y se esclarecen los ojos de nuestro espíritu para mirar recta y claramente. Se nos hace posible entonces el auténtico encuentro con las cosas, con las personas y con Dios. La quintaesencia de la vida interior es la atención, la concentración, el aunarse.

Se trata de que cada uno esté en lo que debe -que esté realmente dirigido al Señor- y evite todo lo demás. “la dispersión es el mal; la concentración el bien”.

Es también la experiencia universal de quienes están enamorados. La atención es, en última instancia, una cuestión de amor, porque es siempre un regalo. De nada se priva quien, por amor, se priva de todo lo que no es su amor.

Ricardo Sada; Consejos para la oración mental

Connecta’t a Jesús per carregar la bateria del teu cor

Diumenge I de QUARESMA / B / 2021

Llegir la Paraula de Déu

Llegir el Full Dominical

 


Lectura Espiritu
al

No es irrelevante que los Santos Padres hayan descrito bajo formas concretas -a veces corpóreas-, las cosas del Espíritu. San Benito dice que el hombre debe orar ut mens concordet voci (“de modo que la mente concuerde con la voz”). Es, pues, la mente la que debe concordar con la voz, y no al revés. Las primeras lecciones de san Basilio a sus monjes consistían en enseñarles a caminar, a sentarse, y cosas parecidas, de forma correcta. Solo después pasaba a las lecciones espirituales. En la actual Iglesia ortodoxa ( y en la Iglesia católica oriental) se sigue recordando la importancia del cuerpo. Hay varios tipos de inclinaciones y reverencias, de manera de sentarse, diversas formas de santiguarse, un especial ritmo de vida, determinadas maneras de caminar, una peculiar calma y concentración en cada gesto, la veneración de las sagradas reliquias… todo ello reviste una extraordinaria importancia. A una con el Espíritu, descubren también el cuerpo. Por eso es para nosotros tan importante María, pues sin ella no se habría dado, en definitiva, la Encarnación del Verbo: la Madre de Dios es el cuerpo de Cristo. (Nosotros somos el cuerpo de Cristo). Ella es el calor y el alma del mundo.

La riqueza de nuestra corporeidad se da tan solo cuando está permeada por el espíritu, y el despliegue del espíritu, aparece cuando es uno con él. Hallaremos nuestro equilibrio emocional, y lo podremos transmitir sanamente; el espíritu enriquece al cuerpo y la corporeidad puede a su vez convertirse en fuente de enriquecimiento para el espíritu.

“La disposición afectiva fundamental del hombre depende también de esta unidad de alma y cuerpo, así como del hecho de que acepte a la vez su ser cuerpo y su ser espíritu; de que someta el cuerpo a la disciplina del espíritu, pero sin aislar la razón o la voluntad sino que, aceptando de Dios su propio ser, reconozca y viva también la corporeidad de su existencia como riqueza para el espíritu” (Benedicto XVI, Jesús de Nazaret). Es oportuno, por tanto, que en determinados momentos demos una fuerza mayor a nuestra oración a través de posiciones corporales. Ponernos de rodillas, por ejemplo, nos recordará nuestra indigencia y la verdad de ser absolutamente deudores indignos. Pero también dará una intensidad mayor a nuestra plegaria, pues en esa posición -incómoda de suyo- no podremos estar de manera excesivamente prolongada. Cerrar los ojos vendrá a potenciar el recogimiento. Unir las manos frente al pecho, taparnos la cara o extender los brazos vendrá a intensificar y a integrar aquello que deseamos expresar a Dios en el corazón.

Por otra parte, la oración no se ha de convertir en una penitencia corporal, algo así como una prueba de resistencia física. La mejor manera de orar -porque es la que nos permite encuentros más prolongados-, es la de permanecer correctamente sentados, con un ritmo respiratorio pausado y sereno, en una banca que no resulte demasiado mullida -lo que propiciaría un adormilamiento o una situación de dejadez-, ni demasiado incómoda, lo que llevaría a volver una vez y otra a recordar lo dificultoso de la postura.

El cuerpo tiene la gran ventaja de anclarnos en el lugar y en el instante presente. Hay en él una humilde sabiduría a la cual el espíritu debe someterse. No podemos encontrarnos con Dios más que en el instante presente y en el lugar físico donde nos ubicamos. El cuerpo ayuda a evitar quimeras y ensoñaciones, haciendo que nos arraiguemos en el aquí y ahora donde Dios podrá manifestarse. Si tantas malas jugadas le ha hecho el cuerpo al alma, se trata de que ahora ayude al alma a lograr que juntos, en la unidad sustancial de la persona, vayan a su Creador.

Ricardo Sada; Consejos para la oración mental