La catequesi serà una excusa per fer una gran renovació parroquial.

Aquesta és una de moltes idees que s’han pogut sentir i compartir aquest cap de setmana passat al Seminari de Vic en les dotzenes Jornades de Formació del Secretariat Interdiocesà de Catequesi de Catalunya i Balears (SIC). En elles hi van participar les catequistes de la nostra parròquia Pilar Ruiz, Reyes Pino i Trini Arribas, també hi va assistir parcialment mossèn Josep Ma.

En les jornades es va presentar el nou mètode catequètic que es proposa des del SIC que suposa una major implicació de la comunitat parroquial a la vegada que dóna resposta a les necessitats de les famílies actuals que s’apropen a les nostres parròquies. Va estar una grata satisfacció veure que les millores que anem introduint a la nostra parròquia, sobretot les d’enguany, estan en sintonia amb aquestes noves propostes.

Podeu llegir una crònica més extensa a Catalunya Religió.

Deixa que Jesús amplifiqui les bones paraules i obres que surten del teu cor!

 

Per estar sempre pendents de nosaltres, de cuidar-nos, de protegir-nos fins en el més senzill. Gràcies, Pare!

Per saber que aquest món és una família en la qual tots hem d’estar bé, tenir raons per a una vida alegre i trobar-les. Gràcies, Pare!

Perquè ens crides a treballar dur cada dia, a no quedar-nos al llit ni al sofà. Gràcies, Pare!

Per ajudar-nos a ser sensibles als pobres que ho passen malament, perquè has posat el teu Amor en el nostre cor i gestos de solidaritat a les nostres mans per donar i compartir. Gràcies, Pare!

Diumenge XXXIII de durant l’any / C / 2019

Llegir la Paraula de Déu

Llegir el Full Dominical

 

 

Lectura Espiritual

En este sentido -el de personalizar en la oración- el tema de la mirada ocupa un lugar central. Una persona suele entrar en contacto con otra -antes de con la palabra- con la mirada. Veamos en este sentido el ejemplo de las dos Teresas.

Para la de Ávila, la mirada es una de las categorías que más frecuentemente usa, y también con más gusto, para definir el acto de orar. Con esta palabra indica radicalmente la actitud de la persona puesta en oración. Poniéndonos en soledad, ¿qué pide ella? ¿Qué tenemos que hacer? “No os pido ahora que penséis en Él, ni que saquéis muchos conceptos, ni que hagáis grandes y delicadas consideraciones con vuestro entendimiento; no os pido más que le miréis”.

Esta actitud de presencia, esta salida, es nuestra primera conversación, nuestra vuelta inicial hacia Él, nuestro éxtasis del yo al Tú. Él, mirándome está. Los que oran están viendo que los mira. La Santa une en una sola frase la actitud de Dios y del hombre: Mire que le mira. Mirada de amor, respuesta a otra mirada previa, envolvente. Orar es voltearse a ver un Dios que está vuelto hacia nosotros, atento a cada uno, mirándonos.

Teresa de Lisieux, por su parte desea leer su mirada cuando ora: Intuyo en tu mirada mi futuro. Su dicha es saberse mirada. Los textos se multiplican: me hace feliz tan solo tu mirada, con una mirada de amor me sigues siempre; esa mirada tuya me ha herido; Para poder soportar el destierro / de este valle de lágrimas, / de mi amado necesito la mirada. La mirada divina, que se posa con amor sobre su criatura y le da vida y belleza, es uno de los grandes temas sanjuanistas. ¡Qué lejos está este primer encuentro oracional con el de quien teme a un Dios “vigilante”, airado por el pecado, a un Dios ausente o impersonal! Esa mirada de amor recíproca e incesante está en el corazón mismo de la vida contemplativa de los santos. Y debería estar en la nuestra, si realmente buscamos a una Persona cuando oramos.

Ricardo Sada; Consejos para la oración mental